Coherencia dirigencial

11

Tomando solo América como ejemplo, en Argentina, cualquiera de estas federaciones provinciales (Mendoza, Metropolitana, Tierra del Fuego, Chubut, Santa Fe o Misiones) es por sí sola, más grande que uniendo todo lo que tienen Brasil, Uruguay, Chile, Ecuador, Perú, Curazao, México, EEUU y Canadá.

“Este no es un dato menor”,

En la realidad de nuestro Futsal en el mundo, Argentina es una organización muy grande, muy seria y muy ordenada, sobre todo en lo formal e institucional. “No reclamamos nada que nosotros no hagamos como corresponde”.

La dirigencia argentina viene predicando con el ejemplo desde 1994.

  • Cuando la crisis del Mundial 1994, a pesar de no estar de acuerdo con la conducción de FIFUSA, defendimos la institucionalidad y el deporte;
  • Gracias a nuestra madura y responsable decisión, nuestro deporte sobrevivió a la segura muerte que vendría si la división tenia éxito;
  • Luego de finalizado el Mundial, un grupo de afiliadas se presentó a la justicia ante la conducta irresponsable del entonces presidente de la CAFS, Don Juan José Fernández (Delegado de River Plate de Buenos Aires);
  • Luego de diferentes pasos procesales el 16 de septiembre de 1995, en un Congreso convocado por la justicia cambiamos la conducción de la CAFS y comenzamos a intentar cambiar la historia del Futsal en la Argentina;
  • Desde el principio fuimos respetuosos a las instituciones y coherentes en nuestra conducta y no fuimos participes de la creación de una FIFUSA paralela en Venezuela, luego de la crisis de 1994;
  • Con nuestras diferencias, Argentina siguió dentro de FIFUSA e intento cambiar lo que había que cambiar desde dentro de la institución;
  • Lamentablemente la necedad, la falta de adaptabilidad a los cambios, la soberbia, el abuso de poder y hasta la xenofobia de Antonio Alberca hacia los americanos no permitió que se produjeran los cambios necesarios;
  • El último intento de salvar FIFUSA fue en el 2001 cuando el presidente de la CAFS se trasladó a Madrid a un Congreso de FIFUSA, con el poder de todos los países de América en sus manos. Nuevamente la intransigencia y la soberbia de los españoles estuvo por encima de la sensatez.
  • El fracaso del Congreso, fue el certificado de defunción de FIFUSA. Estaban presentes España, Italia, Bélgica, Portugal, Rusia y Angola y Bonnettini tenía los votos de Argentina, Brasil, Bolivia, Canadá, Colombia, Curazao, Ecuador, EEUU, Perú y Venezuela.
  • Este panorama nos obligó a buscar una urgente salida ya que era imposible reencausar FIFUSA. A pesar de que en el corazón de la CAFS estaba la intención de salvar y darle nueva vida a nuestra organización histórica, la actitud de los españoles lo hacía imposible;
  • En acuerdo con el presidente de la Confederación Sudamericana y de la Confederación Panamericana, Dr. Rolando Alarcón Ríos, nos pusimos a trabajar en la creación de una entidad mundial que continúe al frente de la actividad del  Futsal del mundo;
  • La conducta de Argentina demostró seriedad y coherencia en la crisis del Mundial de 1994, conducta que fortalecimos luego internacionalmente desde 1996 en adelante. Esta imagen nos habría puertas y nos daba la credibilidad necesaria ante el mundo para ser el portavoz de la necesidad del cambio;
  • Hablamos con todas las afiliadas huérfanas del mundo, para explicarles la idea y la necesidad de reemplazar urgente a FIFUSA, porque si no teníamos inmediata actividad deportiva mundial, sería muy difícil más adelante lograr la continuidad del deporte;
  • También había que convencer al mundo que la conducta de Paraguay sería diferente a la de 1994 y que por la historia y la experiencia del Dr. Rolando Alarcón Ríos, era muy necesario contar con él en este renacimiento institucional;
  • En aquella época y pese a que la mejor imagen dirigencial en el mundo la tenía Argentina, nunca pensamos en que la presidencia de la nueva entidad debía ser nuestra.
  • Todo lo contrario nuestro compromiso era y es “tener una organización muy buena” en la Argentina, para colaborar en todo lo posible con el desarrollo del deporte en el mundo
  • Así las cosas, Bonnettini comenzó a trabajar en lo que es su especialidad, elaborar propuestas, proyectos y programas, distribuirlos por el mundo y aclarando lo que había que aclarar – avanzada esta gestión – su tarea se concentró en elaborar el borrador de los Estatutos de la AMF y todas las Normas de Procedimientos que siguen hasta hoy vigentes.
  • Con una muy buena convocatoria, nació la AMF en el 2002 y un año después jugamos en Paraguay el Mundial que era la continuidad histórica de la actividad deportiva de FIFUSA;
  • Previo al Mundial, Bonnettini viajo a Moscú y asistió al congreso de la UEFS (Unión Europea de Futsal) donde aún existían espacios de resistencia a la AMF e intentos de reactivar FIFUSA.
  • Cosa que no era posible en el modelo dejado por Antonio Alberca, que tenía registrada FIFUSA como una empresa comercial en Europa y había vendido o alquilado los derechos de explotación al entonces presidente de Rusia, Don Valery Akhumian;
  • Con éxito Bonnettini logró unificar dentro de la AMF a los países europeos, muy fuertes y numerosos en aquella época;
  • Los verdaderos registros de FIFUSA como Entidad Deportiva Mundial están registrados en la justicia de san Pablo – Brasil y era allí donde a través de un juicio podíamos haber recuperado FIFUSA.